como hacer una sinopsis

Tag Archives — como hacer una sinopsis

Escribe tu sinopsis con estos sencillos 6 pasos

6 pasos para dejar de patinar en círculos cuando hay que escribir una sinopsis

¿No encuentras las palabras para redactar un texto de máximo una página?
Aquí traemos un truco que te dará luces para escribir  la sinopsis de tu proyecto.

 

¿Qué es?

La sinopsis es ese documento que aparece todo el tiempo, desde las presentaciones de un proyecto hasta las tareas de los colegios. La palabra sinopsis viene del griego:  sin es el prefijo que indica conjunto o simultaneidad (como en sinfonía o sincronía), mientras que opsis remite a la vista. La sinopsis sería entonces la vista del conjunto, un texto donde se condensan y exponen los elementos y el desarrollo de una obra.

¿Para qué sirve?

Por otro lado, están las sinopsis cortas, mucho más presentes en el día a día de las películas ya que son aquellas que los festivales o concursos siempre piden junto al guion, o son las que aparecen en los catálogos de festivales o lugares de alquiler de video. La diferencia reside en el nivel de información que se transmite: una sinopsis argumental que acompaña la carpeta de un proyecto en una convocatoria, debe contar todos los hechos, sin omisión, incluyendo el clímax y el final. La otra sinopsis, de un carácter más comercial, puede ser fiel a los hechos hasta la mitad de la película y después de ahí sí se puede jugar con el suspenso, dejando abiertas intrigas o la evolución de algunos personajes.

¿Qué debe contener?

En cuestión de películas, en la sinopsis se anuncia quién es el protagonista, en qué lío está metido, cómo pilotea la situación y cómo se desenvuelve el conflicto al final en un escenario específico.

Se debe redactar utilizando una escritura que esté más cerca del lenguaje audiovisual que del literario, pero sin descartar el segundo completamente, ya que ciertos insertos “literarios” son necesarios para darle algo de alma al texto.

En cualquier caso, la escritura de la sinopsis debe ser clara, concisa y estructurada. No debe seguir necesariamente el mismo orden del guion, porque sería una locura, por ejemplo, leer una sinopsis de Memento (de Christopher Nolan) con la estructura de la película.

Ya sin tanto blablabla, ¡vamos a los tips!

 

El resultado sería algo como esto:

 

Al final, se podría pulir un toquecito por aquí y otro por allá, para tener una sinopsis coqueta y contundente para conquistar a todos los ojos, o bien, para no perder el rumbo nunca con un texto claro y conciso.

Últimos tips:

Escribe en presente y en tercera persona:

Aunque no hay una regla estricta, es recomendable escribir la sinopsis en presente. Los otros tiempos (pasado, futuro o el subjuntivo) son válidos si están bien utilizados. Sin embargo, hay que saber que una sucesión de verbos en pasado o en futuro puede generar molestia al leer ya que la acumulación de acentuaciones en las últimas sílabas (pasó, miró, fue; o pasará, mirará o irá) vuelve la lectura pesada, al igual que la reiteración de la locución “que”.

Igualmente, lo más recomendable es escribir en tercera persona por cuestiones de claridad y coherencia con el desarrollo de la película. Sin embargo, si se trata de una narración dentro de la narración donde el narrador es un personaje (como en Los sospechosos de siempre), arriesgarse con una sinopsis en primera persona no es descabellado. Lo que si hay que tener en cuenta es que en ningún caso hay cabida para consideraciones u opiniones personales.

Usa palabras apropiadas para transmitir el tono y el género:

Alrededor de la sinopsis, hay dos escuelas que se enfrentan: la que avala el uso de un lenguaje literario y la que no. La recomendación que damos aquí es un pintoresco intermedio: utilizar un lenguaje literario que sea sencillo y elocuente, articulado en oraciones cuya esencia sea audiovisual: hechos sin arabescos. La elección correcta de las palabras es fundamental para transmitir el tono y el género del proyecto, además de darle una forma diferenciadora a la sinopsis y así dotarla de algo de alma.

Ayúdate de un diccionario de sinónimos y antónimos:

Este elemento contribuye a llegar al equilibrio adecuado entre palabra = emoción. Pensemos, por ejemplo, en la siguiente situación “En la habitación solo se ve un muñeco de plástico roto”.

Con otras palabras, la misma imagen puede pasar de un drama a una escena de terror. Basta con utilizar las palabras adecuadas para transmitir la atmósfera deseada: “Un muñeco de plástico decapitado es lo único que yace sobre el suelo de la habitación aparentemente vacía”

Divide el texto en párrafos:

Una buena disposición del texto opera a favor de su claridad. Frases cortas, usando una o dos, máximo, por idea, organizadas en párrafos claros hace que la lectura sea aireada y las ideas sean mejor expuestas y recibidas. Los párrafos pueden corresponder a la estructura clásica en tres, el primero para la presentación del protagonista y su universo, el segundo el desarrollo del conflicto hasta el clímax y el tercero el desenlace y el cierre de los arcos.

Prueba tu sinopsis con preguntas test:

Después de tú leer tu sinopsis, o de mostrársela a alguien, mira con qué facilidad se responde a estas preguntas:

  • ¿Esta sinopsis comunica una versión acertada del desarrollo de mi historia?
  • ¿Queda claro cómo son los personajes y el universo de mi historia?
  • ¿Qué emoción se transmite?
  • ¿Qué atmósfera o género se evocan?
  • ¿Otra persona puede decir de qué se trata mi película después de leer mi sinopsis?
  • ¿Hay detalles que sobran?
  • ¿Quedan claros el qué, el quién, el cómo, el cuándo, el dónde y el por qué?
  • ¿En la sinopsis hay un momento de exposición, uno de complicación y uno de emoción fuerte antes del desenlace?
  • ¿Toda la historia está ahí condensada o faltan episodios significativos?